Queremos que constitucionalmente se garantice el derecho a preservar la nacionalidad peruana de origen. 

Nos oponemos totalmente a la exigencia y al cumplimiento de la renuncia expresa.

Con el fin de que los peruanos que residen en el extranjero preserven su nacionalidad, independientemente de la ciudadanía o residencia que adopten (o que hayan adoptado). 

Por lo que: 


  • Exigimos una reforma constitucional para "preservar y proteger" nuestra nacionalidad peruana de "origen o por nacimiento" .
  • Exigimos una reforma o cambio del Art. 53 sobre la "renuncia expresa"de la actual constitución política del Peru (1993).
  • Exigimos modificación o cambio que se generan con la ley de la nacionalidad Nr. 26574, principalmente el Art 7, 8 y 9 .
  • Exigimos modificación o cambio de la Ley Nr. 30001 de reinserción económica y social para el migrante retornado por no ajustarse en tiempo y lugar, que discrimina considerablemente a los peruanos renunciados.


Fundamento legal:


La Constitución actual declara que son peruanos los nacidos en el territorio de la República, los hijos de padre o madre peruanos nacidos en el extranjero e inscritos en el registro consular peruano y los nacionalizados con residencia en el Perú (art. 52º). Añade que la nacionalidad peruana no se pierde, salvo por renuncia expresa ante autoridad peruana (art. 53º). 

Pero, ninguna norma constitucional establece que sólo se puede tener una nacionalidad.

Creemos que existe una errónea interpretación de la nacionalidad de origen al ser considerado un "estado jurídico de la persona" mas no un "derecho adherente en sí 

Por lo tanto, una persona puede tener dos y más nacionalidades, lo que refleja la realidad de los millones de peruanos emigrados con hijos nacidos en el extranjero, o que adquieren la nacionalidad de otros Estados o que por ser hijos de padres de países con jus sanguinis tienen también la nacionalidad de sus padres, o de los extranjeros nacionalizados peruanos que conservan la nacionalidad de sus padres o de sus países de origen.
Además de la necesidad y conveniencia, la doble y la múltiple nacionalidad ofrecen la ventaja de poder desplazarse por los países que permiten el ingreso a los nacionales de otros países sin las restricciones de las visas, sobre todo la Schengen, necesaria para que los peruanos que solo tienen la nacionalidad peruana ingresen a la Unión Europea.
La Visa es un tema burocrático, que ningún gobierno hasta el momento ha aliviado este perjuicio en contra de los peruanos, ya que el pasaporte peruano, nuestro documento de indentidad en el extranjero tiene muchas restricciones.

Art. 53 debe ser modificado/corregido y no ser ambigüo en su constitución.

Impulsar la reforma o cambio del Art. 53 de nuestra actual Constitución Política del Perú de 1,993 en lo que se refiere a “que la nacionalidad peruana no se pierde, salvo por renuncia expresa ante autoridad peruana”, ya que la redacción de este artículo constitucional es interpretado por las autoridades extranjeras como la renuncia de la nacionalidad de origen instrumento legal para adquirir otra nacionalidad, lo cual se constituye en un despropósito jurídico porque la nacionalidad es un derecho fundamental para el ser humano.

Sobre el particular existió el Proyecto de Ley No 4419/2014-CR “Ley de Reforma Constitucional que modifica el Art. 53 de la CPP” que fue presentado por el Congresista Jesús Hurtado Zamudio y que actualmente está en el Archivo del Congreso por no haber sido dictaminado. En nuestra página puede Ud. leer el contenido del mismo.

Solicitamos la irretroactividad del Art. 53 para los casos de aquellos peruanos y peruanas que se vieron en la necesidad de renunciar a su nacionalidad puedan obtenerla nuevamente de forma fácil y sin muchas consecuencias para ellos

Modificación del Art 7, 8 y 9 de la Ley No 26574 sobre la Ley de Nacionalidad, para efectos de flexibilizar o eliminar  las condiciones y requísitos para la recuperación de la nacionalidad sin ningún perjuicio para los que adquirieron otra nacionalidad.

Con la recuperación de la nacionalidad peruana se beneficiaría los comptriotas de países donde se comtempla la doble o multinacionalidad. Donde no hay doble nacionalidad se ven perjudicados, por lo cual se debería promover convenios con los países afectados. 

Sobre el particular existió el Proyecto de Ley No 4422/2014-CR “Ley que modifica los requísitos para recuperar la nacionalidad Ley No 26574 que fue presentado por el Congresista Juan José Diaz Dios y que actualmente está también en el Archivo del Congreso por no haber sido dictaminado.

El tema que nos convoca es la de preservar y proteger constitucionalmente nuestra nacionalidad peruana de origen por nacimiento, la misma que miles de compatriotas se ven en la necesidad de "despojarse" en virtud a la errónea interpretación jurídica que muchos funcionarios de migración extranjeros le dan a la actual redacción del Artículo 53 de nuestra Constitución Política del Perú (1993), puesto que toman literalmente al pie de la letra parte del contenido del mencionado artículo constitucional que dice “salvo por renuncia expresa ante autoridad peruana”, exijiendo como condición previa para obtener una segunda nacionalidad (ya sea por motivos de naturalización  o residencia) la de renunciar expresamente primero a su nacionalidad de origen.

 

Consideramos que la exigencia a renunciar a nuestra nacionalidad de origen, es un acto de injusticia y desproporción sin límites QUE AFECTA A MILES DE PERUANOS Y PERUANAS Y A SUS DESCENDIENTES en el exterior del páis.

 
Nos dirigimos a las autoridades competentes del caso, los que hacen y norman las leyes de nuestro país, que consideren el rol del migrante en el exterior y se solidaricen con los connacionales que ven afectados sus derechos cuando se les exige la "renuncia expresa", por lo que exijimos que se promueva (en nuestro país) una reforma constitucional para que los peruanos que residen en el extranjero preserven su nacionalidad, independientemente de la ciudadanía o residencia que adopten (o que hayan adoptado).

Asímismo; dado el caso solicitamos también la irretroactividad del Art. 53 para los casos de aquellos peruanos y peruanas que se vieron en la necesidad de renunciar a su nacionalidad puedan obtenerla nuevamente de forma fácil y sin muchas consecuencias para ellos.






Conforme a lo que se ha venido exponiendo, hemos visto que el derecho a la nacionalidad no solo implica la determinación de los vínculos jurídicos, políticos y sociales entre un ciudadano y un determinado país sino también que un nacional puede ostentar una "doble nacionalidad".


Sin embargo, hoy se da el caso en que miles de peruanos residentes en el extranjero se ven OBLIGADOS A RENUNCIAR a la nacionalidad peruana para naturalizarse ciudadanos del país de residencia debido a que la legislación peruana lo permite; generándole con ello un sinnúmero de perjuicios económicos, políticos y sociales; mas áun si para recuperar la nacionalidad peruana tiene que pasar por diversos trámites burocráticos para tal fin.


De acuerdo con la declaración Universal de los Derechos Humanos, además de reconocer el derecho a tener una nacionalidad, se reconocen otros dos: (a) el derecho a no ser privado arbitrariamente de la nacionalidad que ya se posee; y (b) el derecho a cambiar esa nacionalidad.


A tenor del citado instrumento también se advierte la ausencia de disposición alguna que le permite a una persona a renunciar a la nacionalidad y quedar en la condición apátrida, debido a que muchos Estados aún tienen legislaciones que permiten al individuo renunciar a su nacionalidad sin la adquisición o garantía de adquisición de una nacionalidad alternativa, resultando en casos de apatría.


Esto sin tomar en cuenta que en un mundo globalizado la internacionalización y el acceso a la doble nacionalidad es un valor agragado para cualquier ciudadano (salvo excepciones como Alemania, Paises Bajos, Luxemburgo, Japón etc).


El obtener varias nacionalidades como es sabido genera ventajas educativas, laborales, de salud, pensionarias, entre otras; haciendo que los países reconozcan la doble nacioonalidad sin exigir a sus futuros nacionales - o peticionarios- renunciar a la propia o de origen; por lo que Perú le corresponde seguir en la misma línea.


Más aún si diversos países de la Unión Europea exigen a los ciudadanos que soliciten la naturalización la renuncia de sus nacionalidades de origen, siempre y cuando ésta sea factible de acuerdo a las normas internas del país de los peticionarios (yesto sea independientemente se tenga o no convenios vigentes de doble nacionalidad (por ejemplo Austria, Suecia, Polonia, Marruecos, entre otros).


En consecuencia , si la nacionalidad es irrenunciable - de acuerdo a la normativa del país de origen-, entonces la renuncia ya no podrá ser exigida a nivel internacional.


Esto ha generado que el país pierda anualmente un número importante de ciudadanos, ya que para obtener mejores condiciones de residencia o lograr mejoras laborales o por cambio de estado civil o por el principio de unidad familiar, acceden a otra nacionalidad y se ven obligadas a renunciar a la ciudadania peruana.


 Y si tenemos en cuenta que es deber del estado peruano cautelar los derechos e intereses de todos los peruanos que residen en el país como en el exterior; es prioritario que se disponga la IRRENUNCIABILIDAD DE LA NaCIONALIDAD a efectos que los peruanos mantengan los vínculos jurídicos, políticos y sociales con el Perú; más aún si existe legislación comparada que da sustento a dicha posición.
 
De esta manera, los peruanos que adquirieran otra nacionalidad (por naturalización), podrían alcanzar la igualdad jurídica con los ciudadanos del Estado donde residen, permitiendo conservar los derechos como peruanos, los que podrían ejercer en todo momento en los términos que al efecto establezca las leyes nacionales; así mismo podrían ejercer en los países donde residen todos los derechos que les otorgue su condición de naturalizados.