Pérdida y Recuperación de la nacionalidad

Actuales PROYECTOS DE LEY QUE MODIFICARIAN EL ART. 8 DE LA LEY de  la Nacionalidad NR. 26574

Actualmente, nos alegramos sobre manera que hasta este momento se hayan presentado ya tres propuestas legislativas, que tienen como fin el de simplificar y/o flexibilizar los requisitos para la recuperación de la nacionalidad. Los dos primeros Proyectos de Ley Nr.7100 y Nr.7120, han sido ya presentados y expuestos en la Comisión de Constitución y Reglamento Interno y en la Comisión de Relaciones Exteriores del Congreso de la República. Estamos todos esperando el dictamen de los mismos.

El Proyecto de Ley Nr.71000/2020-CR de la autoría del Congresista Luis Andrés Roel Alva del Partido Político Acción Popular.

Descargue aquí el Proyecto de Ley Nr. 71000

Proyecto de Ley Nr.7120/2020-CR de la autoría del Congresista Napoleón Puño Lecarnaqué, del Grupo Parlamentario Alianza Para el Progreso.

Descargue aquí el PROYECTO

Proyecto de Ley Nr.7312/2020-CR de la autoría del Congresista José Antonio Nuñez Salas del Grupo Parlamentario del Partido Morado.

Descargue aquí el PROYECTO

Noticias

UCI Noticias del 30 de Marzo 2021, Buenos Dias con Katherine Donayre

El contenido de Youtube no puede mostrarse debido a tu configuración de cookies actual. Selecciona “Mostrar contenido” para ver el contenido y aceptar la configuración de cookies de Youtube. Obtén más información en Youtube Política de privacidad. Puedes revocar tu consentimiento para el uso de cookies en cualquier momento enconfiguración de cookies.

Mostrar contenido

Opiniones

El contenido de Youtube no puede mostrarse debido a tu configuración de cookies actual. Selecciona “Mostrar contenido” para ver el contenido y aceptar la configuración de cookies de Youtube. Obtén más información en Youtube Política de privacidad. Puedes revocar tu consentimiento para el uso de cookies en cualquier momento enconfiguración de cookies.

Mostrar contenido

EL COMITE GESTOR DE MUNICH agradece a Jorge Irribarren por su "análisis" a la intervención del señor GATTAS ABUGATTAS en la sesión ordinaria del martes 9 de marzo del 2021, de la Comision de Constitución y Reglamento del Congreso de la República. Como es del conocimiento, la ley de nacionalidad peruana permite la renuncia y la recuperación con una inadecuada reglamentación. Por ello, muchos peruanos en el extranjero se ven perjudicados. 

Antecedentes


 

Desde el 2013 el COMITE GESTOR DE MUNICH viene trabajando de forma continua y ad-honorem, no perteneciendo a ningún partido político o entidad del Estado, denunciando públicamente el despropósito jurídico de las actuales leyes referidas a la Ley de la Nacionalidad Nr.26574, con el fin supremo de que el Estado Peruano, pongan sus ojos y oídos, a una realidad que si bien involucra a una minoría de peruanos en el mundo, es de suma importancia debido a la injusticia que se comete en agravio del migrante peruano y de sus familias, que es LA PÉRDIDA DE LA NACIONALIDAD PERUANA. 

 

¿QUÉ ES LA NACIONALIDAD PERUANA? 

El tema de la nacionalidad, dentro del marco de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y demás tratados internacionales es UN DERECHO FUNDAMENTAL E INALIENABLE, por lo tanto; es fin supremo de un Estado la de "proteger y preservar la nacionalidad de origen por nacimiento". 

Partiendo desde ese punto de vista, la nacionalidad de los peruanos en el Perú como en el extranjero, está sujeta al ordenamiento legal que da la Constitución Política del Perú (1993). 

 Según ella, la nacionalidad es un derecho fundamental de la persona y "nadie puede ser despojado de ella", pero a la vez estipula que la nacionalidad es "renunciable", así lo establece el Art. 53 de la CPP "la nacionalidad peruana no se pierde, salvo por renuncia expresa ante autoridad peruana" 

¿CUÁNDO SE PIERDE LA NACIONALIDAD PERUANA?

La mantención y la pérdida de la nacionalidad se encuentran recogidos en el Art. 53 de la CPP, concordante con el Art. 7 de la Ley Nr. 26574 – Ley de Nacionalidad del 21 de diciembre de 1995. Que dice: “La nacionalidad peruana no se pierde, salvo por renuncia expresa ante autoridad peruana”. El Art. 9 de la misma Ley, sobre la doble nacionalidad, establece que “Los peruanos de nacimiento que adoptan la nacionalidad de otro país, no pierden su nacionalidad, salvo que hagan renuncia expresa de ella ante autoridad competente". Sólo los peruanos “naturalizados” (extranjeros de origen) pueden ser sancionados con la pérdida de la nacionalidad cuando se compruebe que hayan infringido el Art.12 de la Ley Nr. 26574.

POR TANTO, EL ÚNICO FACTOR POR LA QUE SE PIERDE LA NACIONALIDAD PERUANA, ES A TRAVÉS DE LA “RENUNCIA EXPRESA”.

A esta renuncia, voluntaria y expresa, debemos agregar que la legislación peruana permite la nacionalidad múltiple, sin exigir que el compatriota renuncie a la nacionalidad peruana si quiere adquirir otra. En otras palabras, nadie nos puede quitar nuestra nacionalidad, pero uno si la puede renunciar y de por si perderla.

 

Lamentablemente, las actuales leyes no regulan ni contemplan, los casos en países donde no se acepta la doble nacionalidad, de tal forma que el Estado Peruano permite que compatriotas renuncien, o mejor dicho acepta pasivamente que nos obliguen a renunciar a nuestra nacionalidad.

 

Los peruanos que viven y trabajan en un país que no acepta la doble nacionalidad o que sólo acepta la naturalización usando la renuncia expresa, se ven en la práctica “obligados” a renunciar a su nacionalidad. Este es el caso que enfrentan los peruanos en Alemania, los Países Bajos, Austria, Luxemburgo, Suecia, Japón por citar algunos países. 

¿PORQUE SE RENUNCIA A LA NACIONALIDAD? 

 Antes de llegar a la "renuncia de la nacionalidad", existe un proceso que empieza cuando una persona decide emigrar, salir del país al extranjero. Los motivos del fenómeno migratorio son similares y de escala mundial, está vinculados a la "búsqueda del bienestar de la persona en si"

 

Se da principalmente cuando el país de origen no puede satisfacer esas necesidades; como, por ejemplo: la falta de trabajo, la inseguridad producto de la violencia, los problemas socioeconómicos, el mejoramiento de la calidad de vida, la búsqueda de desarrollo individual o familiar, oportunidades de empleo y educación, acceso a bienes y servicios, entre otras. 

 

Para muchos de los connacionales, después de llevar muchos años viviendo y trabajando fuera del Perú, empiezan a experimentar empatía con el país que los acoge. Sobretodo los vínculos afectivos (de familia, hijos, amigos, compañeros de trabajo, etc.), la adopción de nuevas costumbres, formas de vida, influyen en la asimilación y convivencia con otra cultura, convirtiéndose así, el nuevo país en un segundo hogar o una segunda patria para el migrante. 

La adopción de la nacionalidad del país de acogida es en definitiva la máxima expresión jurídica de la integración de una persona en una comunidad estatal, es de más valor que una autorización de residencia y / o de trabajo. 

Se puede interpretar así, que los peruanos que adoptan una nueva nacionalidad lo hacen movidos por obtener el “bienestar” en todo sentido como: bienestar legal, bienestar social, bienestar económico-laboral, bienestar educacional, bienestar familiar, etc. no solo para él sino para sus familias y descendientes. El bienestar es un derecho universal.

 

Se estima que más de 10.000 compatriotas ya han renunciado a la nacionalidad peruana. Aunque Europa es sólo un pequeño referente ante la magnitud de otros continentes, la mayoría de las renuncias a la nacionalidad se ejecuta en esta parte del mundo. 

Creemos que estas cifras continuarán en avance, si es que no se encuentra pronta solución que satisfaga y sea de bien para generaciones futuras de peruanos. Es un tema legal que debe ser tratado conscientemente y de manera "urgente" por las autoridades competentes. 



El Art. 53 no menciona alcance ni límites, es el talón de Aquiles de todos los que tienen la voluntad de seguir siendo peruanos.

Y Nos atrevemos a decir que nadie renuncia /o que renunció libremente a su nacionalidad peruana. 


Ya que las mayoría de las personas que renuncian a la nacionalidad lo hacen motivados por el "bienestar" y/o la busqueda de la tranquilidad al estar viviendo fuera del territorio patrio, mas áun siendo la "renuncia expresa" el instrumento o unico medio para legalizar la renuncia a la nacionalidad, partimos de allí como causas justificadas por una "arbitrariedad legal". 

 

CONSECUENCIAS DE LA RENUNCIA EXPRESA = PÉRDIDA DE LA NACIONALIDAD 


La ejecución del Art. 53 CPP, que se realiza ante autoridad consular, es un acto que no dura ni media hora en las oficinas consulares. Después se procede a entregar todos los documentos que lo identifican como tal y es a partir de ese momento, SE PIERDE LA NACIONALIDAD PERUANA, por ende, se pierden todos los derechos civiles y en especial los de personería jurídica en el Perú, este acto involucra y perjudica no solo al que renuncia, sino también a sus descendientes. 

Desde el punto de vista jurídico y legal los peruanos que renunciaron a su nacionalidad son EXTRANJEROS, registrándose su D.N.I. como "no activo" en la base de datos de la RENIEC. Por lo que, en el futuro, cuando ingresan al Perú por citar algunas repercusiones a ese nivel, ingresan como si fueran turistas, su máxima estancia en el país no debe exceder más de los 90 días, teniendo que pagar multas si se exceden en la permanencia o someterse a lo que dice la Ley de extranjería en lo relacionado a las visas y carnet de extranjería que tienen que solicitar. En caso de herencias, no pueden ejercer su derecho de herederos forzosos fácilmente por haber cambiado sus apellidos de nacimiento ya que han adquirido en mucho de los casos el apellido del cónyuge. Como consecuencia de lo anterior, a nivel notarial no pueden participar en actos o procedimientos notariales de manera rápida y efectiva. Asimismo, tienen que solicitar permiso especial para firmar contratos (PEFC) ante la Superintendencia Nacional de Migraciones previo pago al Banco de la Nación. Asimismo, tienen problemas para acceder a los créditos financieros en los bancos, en materia de fianzas, pólizas, etc. ya que no son sujetos de crédito por ser extranjeros. 

Testimonios sobran para describir la magnitud de los daños que genera la pérdida de la nacionalidad. Estas "consecuencias" se hacen "visibles" cuando el renunciado algún día deciden regresar al país que los vio nacer; sea de manera temporal o definitiva, sea por motivos familiares, laborales (pérdida del empleo, desocupación, insatisfacción laboral), o simplemente por motivos de fuerza mayor, porque están enfermos o desprovistos de alicientes para seguir viviendo en un país que solo por naturalización es suyo, es entonces cuando desean regresan al país de sus orígenes. Pero a diferencia de una bienvenida, experimentan fracaso, frustración, incomprensión y hasta maltratos; se dan cuenta de lo difícil que es reinsertarse o reintegrarse nuevamente a su patria. 
 

LA RENUNCIA A LA NACIONALIDAD GENERA PROBLEMAS DE TODA INDOLE. NO SOLO DRAMAS JURÍDICOS-LEGALES, ECONÓMICOS-FINANCIEROS Y FAMILIARES SINO TAMBIÉN PSICOLÓGICOS 

Existen estudios clínicos, que demuestran que la psique del individuo se ve por siempre maltratada. A más de uno se le "quiebra la voz" cuando tienen que explicar por que renunciaron a la nacionalidad peruana. Para muchos que han pasado por esta experiencia, se ven sometidos a cuadros de angustia, ansiedad y depresión antes y después de ese acto. Ya que la nacionalidad personifica todo lo “impalpable” de una cultura, sentimiento y sentido; y el hecho de dejar de serlo, es como haber perdido su propia identidad. La “entrega en físico” ante las autoridades competentes, de todos los documentos que los acredita como peruanos (D.N.I, Pasaporte, Libreta Militar, etc.). En muchos testimonios mencionan que la destrucción de esos documentos fue en presencia misma de la persona. Esa entrega es más un despojo de los documentos de identidad simbolizando con ello la pérdida de algo valioso. Recuérdese que recibir estos documentos de identidad a la mayoría de edad, son actos de orgullo, de demostración de pertenencia y de lealtad al país en que se vio la luz por primera vez al mundo. Por la simbología que contienen la entrega de los documentos de identidad, son actos que difícilmente pueden olvidar los agraviados. El sentimiento de culpa se ve reflejado en los rostros de las personas que se vieron obligadas a entregar a su nacionalidad. 

Hasta este momento: La RECUPERACIÓN DE LA NACIONALIDAD PERUANA es complicada e imposible de cumplir los requisitos

A diferencia de la pérdida de la nacionalidad, en la que el trámite para "renunciar " es muy sencillo y solo basta la "renuncia expresa" ante autoridad competente, que en realidad es un formulario simple que se puede bajar desde cualquier computadora; el trámite para la "recuperación de la nacionalidad" no lo es. Recuerde que el peruano que ha perdido su nacionalidad se ha vuelto EXTRANJERO desde el punto estrictamente legal. Por lo tanto, los requisitos para la recuperación son similares a las que se piden a los ciudadanos extranjeros cuando estos quieren acceder a la nacionalidad peruana por naturalización.

Nosotros consideramos que, NO ES JUSTO tratar a estas personas como si fueran "EXTRANJEROS" a aquellos que nacieron en el Perú, cuyos padres son/fueron peruanos, que crecieron y vivieron en el Perú y que jamás dejarán de sentirse peruano, aunque los vínculos jurídicos con Perú ya no existan y digan lo contrario, el vínculo sanguíneo con su familia en el Perú aún se mantiene, pues a eso no ha renunciado.

El Artículo 8 de la Ley Nr.26574 de la Ley de la Nacionalidad; dice: "Los peruanos por nacimiento que han renunciado expresamente a la nacionalidad peruana, tienen el derecho de recuperarla si cumplen con los siguientes requisitos: 

1. Establecer su domicilio en el territorio de la República, por lo menos un año ininterrumpido. 

2. Declarar expresamente su voluntad de recuperar la nacionalidad peruana.

3. Ejercer regularmente profesión, arte oficio o actividad empresarial; o acreditar la próxima realización de estas actividades.

4. Tener buena conducta y solvencia moral.

La autoridad competente evalúa, a solicitud expresa del interesado, el cumplimiento de los requisitos señalados en los numerales 1 y 3, a fin de facilitar el ejercicio de este derecho."

 

Como se puede observar, los requisitos establecidos en los numerales 1 y 3, son en muchos casos imposibles de cumplir para los ciudadanos que radican en el exterior. Por ejemplo: ausentarse del país de residencia por un año consecutivo, significaría pérdida económica-financiera o de doble gasto en vivienda, pérdida de trabajo y/o pérdida/alejamiento de su propia familia (hijos/cónyuges). Además, discrimina notoriamente a las personas mayores de 65 años, que se encuentran en la etapa de la jubilación. Por lo tanto, se debe reconocer que estos requisitos son desproporcionados, arbitrarios e injustos en todo sentido del raciocinio y de la argumentación legal.